Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: altes@tqcorp.media

Semana 40 del embarazo

Descubre todos y cada uno de los cambios que se producen tanto en tu bebé como en tu propio cuerpo durante la semana 40 de embarazo
Semana 40 del embarazo | Getty Images

Si tu bebé aún no ha llegado ya está a punto. Pesa alrededor de 4 kilos y mide más de 50 centímetros, siempre y cuando la genética no haya marcado otras medidas. ¿Quieres que te contemos qué pasa en tu cuerpo en la semana 40 de embarazo?

Cambios en el cuerpo

Tu cuerpo ya ha sufrido todos los cambios necesarios para llegar al momento del parto, así que en esta semana no serán muy visibles. No obstante, las contracciones ya llegan aunque suelen ser con mucho espacio de tiempo entre una y otra. Estas contracciones permiten la dilatación del cuello de útero que se prepara para el parto.

El cansancio, la falta de sueño y los dolores en la pelvis y la espalda siguen aumentando. La tirantez de la tripa ya parece casi insoportable. En esta semana tu pequeño ya debería querer salir, pero si aún se retrasa, no te pongas nerviosa, es algo que sucede en muchos casos. Más del 10 % de los embarazos llegan a las 42 semanas, especialmente en las madres primerizas, pero si el momento del parto no llegara, se puede inducir. Mantén la calma y confía en los profesionales. 

Desarrollo y evolución del bebé

Tu pequeñín ya está preparado para el mundo exterior, así que los cambios serán mínimos. Solo sus órganos irán creciendo acorde a su cuerpo y sus músuclos y otras zonas se irán fortaleciendo y desarrollando. 

Como siempre te decimos, desde la semana 25 hasta la semana 40 de embarazo, la genética juega un papel muy importante en cómo será el bebé. Aunque la media llegados a este punto son más de 50 centímetros y unos 3,5 kilos de peso, hay bebés que pesan menos o más al nacer. Por tanto, si ves que tu pequeñ@ no alcanza esas medidas, no te preocupes, no tiene por qué haber algo mal.

Y no tiene apenas espacio para moverse, así que se dará patadas para que entiendas que está aproximándose el momento. Algunas madres pueden no notar movimientos llegados a este punto. Tampoco hay que alarmarse, quizá queda menos de lo que imaginas y tu bebe está quieto esperando el mejor momento.

Salud y emociones

Semana 40 del embarazo | Getty Images
 

Seguramente no haya un momento en la vida de una mujer en el que las hormonas hagan vaivenes tanto como en el embarazo. Los desequilibrios hormonales han sido parte de esta etapa casi desde el principio, y aun después de que nazca tu bebé, seguirá siéndolo. 

Vas a tener actitudes que pueden dañar a los que más quieres, puedes pasar de la euforia al enfado es solo cuestión de un segundo. Por ello, es importante que la buena comunicación fluya entre vosotros, tanto con tu pareja como con tus familiares más cercanos. 

Es importante que ellos entiendan que lo que te sucede y tus cambios de humor están provocados por las hormonas. Exprésales cuánto los quieres y cómo pueden ayudarte a sentirte mejor. Olvida el orgullo y pide perdón siempre que debas hacerlo. Así podrás mantener tus relaciones con los que más quieres sin brechas. 

Recuerda que como te hemos dicho siempre, los ejercicios de respiración y relajación te ayudarán a mantener los cambios de humor a raya. Pasa tiempo a solas con tu bebé, hablando con él, leyéndole o escuchando música juntos. Pronto, esos momento no podrás tenerlos, pues cuando lo tengas en brazos comenzará una etapa diferente. 

Te interesará: 10 canciones de cuna o nanas para tu pequeño

Dieta

Mami, lo has hecho muy bien hasta ahora. La alimentación y mantener una dieta equilibrada ha sido un factor clave durante todo el proceso de gestación. Ya queda poquito para que esto vuelva a la normalidad. Hay muchos alimentos que has tenido que evitar, y es probable que acercándose la lactancia, tengas que agregar otros. 

La piña por ejemplo, por su acidez, puede interferir en el sabor y la composición de la leche materna, así que seguramente tu médico te recomendará no comerla. Habla con él para que te dé una lista específica de lo que puedes y no comer. 

Seguramente te cueste mucho moverte llegados a la semana 40 de embarazo, pero es posible que aún puedas dar paseos. Te ayudarán a mantener los niveles de azúcar en sangre controlados y también te quitarán las ganas de comer cosas que no debes. 

Ha llegado el momento final. Ahora es crucial que te vigiles y estés atenta a cualquier cambio en tu cuerpo. Vigila si sufres sangrados o si se rompe la bolsa. No confundas esto último con pérdidas de orina que pueden ocurrir durante los últimos días, como en la semana 40 de embarazo. 

En esta semana también te someterás a la prueba de monotorización fetal siempre y cuando tu embarazo sea de bajo riesgo. Con esta última prueba comprobarán que todo funciona correctamente y podrás estar tranquila de que tu bebé llegará pronto al mundo y bien. ¡Ya no queda nada mami!

¡Prepárate para la fiesta! Baby shower: 7 consejos para que sea todo un éxito

Comentarios