Bit Padres

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: altes@tqcorp.media

Semana 36 del embarazo

Descubre todos y cada uno de los cambios que se producen tanto en tu bebé como en tu propio cuerpo durante la semana 36 de embarazo
Semana 36 del embarazo | Getty Images

Mami, ¡ya estás en la recta final! Estás en esos tiernos momentos en los que sientes que te mueres por conocer de una vez a tu bebé. Ya hace nueve meses exactamente que lo tienes dentro de ti, y él está deseando de salir. Como siempre, vamos a contarte qué sucede dentro de ti y de tu pequeño en la semana 36 de embarazo. 

Cambios en el cuerpo

Hace nueve meses que tu cuerpo comenzó a sufrir una evolución paulatina que te ha traído hasta este momento. Pronto sufrirás los síntomas que te harán saber que tu pequeño viene en camino. Si aún no has hablado con tu médico al respecto, ¡es hora de hacerlo!

Por otro lado, las clases preparto ya te han enseñado cómo respirar y afrontar ese momento que parece tan complicado. Pero tranquila, no lo es tanto y tú puedes hacerlo. Has llegado hasta aquí y eso ya es mucho. 

Tu barriga va bajando poco a poco, ya que tu pequeñín se está posicionando para salir. No obstante, esta bajada puede provocarte una presión en la pelvis un tanto dolorosa. Te sentirás muy pesada, con muchas ganas de orinar y con cansancio extremo. El tamaño de tu barriga se ha convertido en un incoveniente para descansar de forma placentera. Puedes hablar con tu médico para que te recomiende algún producto apto para embarazadas que te ayude a conciliar el sueño. 

Desarrollo y evolución del bebé

Tu pequeño sigue y sigue creciendo. Ya casi alcanza los dos kilos y medio y, aunque aún se considera prematuro, hay un 100% de probabilidades de supervivencia si todo ha ido bien durante el embarazo. 

Su cerebro es el único órgano que debe terminar de desarrollarse. La complejidad de las conexiones nerviosas y de los procesos neurológicos toman mucho tiempo. Se cree que el cerebro sigue puliendo sus funciones incluso meses después de nacer. 

Ya solo falta que siga creciendo y engordando, aunque en la semana 36 de embarazo te darás cuenta de una verdad inminente: ¡está deseando de salir! Lo notarás porque no deja de moverse, de dar patadas y de buscar la postura más cómoda ahora que está boca abajo. No hay duda de que el momento se aproxima y tal como tú te mueres por conocerlo, él se muere por conocerte a ti.

¡Te interesará! Qué llevar al hospital para el parto: 20 esenciales para tu canastilla

Salud y emociones

Esas emociones te traen por la calle de la armagura. Lo sabemos, y aunque nos encantaría decirte algo más satisfactorio para ti, esta montaña rusa seguirá incluso meses después de dar a luz. Así que el mejor consejo que podemos darte es que lo tomes con calma, mami. No hay nada mejor que ocupar tu tiempo con cosas que te gustan. Ahora estás de baja, así que tienes tiempo libre para retomar aquellos hobbies que te apasionan como leer, cocinar, dibujar, pintar o tocar un instrumento. No solo ocuparás tu tiempo, sino que te hará sentir bien contigo misma. 

Es esencial para la buena convivencia que hables con quienes vivas, ya sean tu pareja, familia o amigos. E incluso con los que te rodean. Tus hormonas van a llevarte a tener reacciones desafortunadas de las que ellos serán víctimas, ¡y no podrás hacer nada por evitarlo! Lo que sí puedes hacer es algo por aplacar su reacción. Si conversas con ellos antes y les explicas cómo te sientes y por qué, podrán ayudarte en esos momentos, o cuanto poco, entenderte y pasarlo por alto. 

No olvides hacer ejercicios de respiración que te serán muy útiles para relajarte y también para el momento del parto. Seguro que aún tienes mucho por hacer para la llegada del bebé. Aprovecha para hacerlo en las últimas semanas. ¡A toda mujer le sienta bien ir de compras!

Dieta

Semana 36 del embarazo | Getty Images
 

Mantener una dieta equilibrada ha sido el secreto que te ha traído hasta la semana 36 de embarazo haciendo que tanto tú como tu bebé estéis bien. Has tenido que evitar algunos alimentos como la carne, los huevos y el pescado crudos o poco cocinados.

En la semana 36 de embarazo tienes que seguir cuidándote evitando los alimentos que el médico te haya prohibido y algunos que podrían influir en la leche materna. Evita la sal y bebe mucha agua. Aprovecha la fruta de temporada, especialmente si estás embarazada en verano.

Recuerda que el calcio es vital para la correcta formación de los huesos de tu pequeño y el ácido fólico para el desarrollo final de su cerebro. Es probable que tu doctor pueda recomendarte algunos suplementos para que alcances los niveles óptimos de estas sustancias.

Recuerda que lo de comer por dos no es más que un mito, pero lo de cuidarse por dos es una realidad. Así que ánimo mami. Lo has estado haciendo muy bien y ya estás en el final del final. ¡Es hora de dar el último empujón!

¡Descúbrelas, mami! Estas son las 4 etapas del puerperio o posparto que debes conocer

Comentarios