Semana 32 del embarazo

Descubre todos y cada uno de los cambios que se producen tanto en tu bebé como en tu propio cuerpo durante la semana 32 de embarazo
Semana 32 del embarazo | Getty Images

¡Qué poquito queda mami! Ya hemos llegado a la semana 32 de embarazo. ¡Parece que fue ayer cuando te enteraste de la existencia de tu bebé! En esta semana también suceden cambios emocionantes en tu cuerpo y el de tu pequeño. ¿Quieres saber cuáles son? Pues te los contamos. 

Cambios en el cuerpo

Ya ha terminado el octavo mes de embarazo, así que tu cuerpo está completamente listo para el nacimiento de tu bebé. Ya habrás tenido varias clases de preparto, ¡tu mente está lista también! 

Llegados a esta semana, te sentirás muy pesada y cansada, con piernas y manos hinchadas y seguramente que con problemas para dormir, pues tu enorme barriga te causará problemas. 

No hay contraindicaciones en tener sexo en un momento tan cercano al parto, aunque debes tener en cuenta que puede resultar un poco doloroso y acelerar el parto. Si ambos en la pareja estáis de acuerdo, ¡adelante!

Te puede interesar: Sexo después de un embarazo, ¿cambios que llegan para quedarse?

Seguirás con muchas ganas de orinar, con dolores de espalda, segregación del calostro y sensibilidad en los pechos. Es posible que tu memoria falle a menudo y que te sientas nerviosa y estresada en algunas ocasiones. 

Desarrollo y evolución del bebé

Tu pequeñín, o pequeñina, ya pesa casi dos kilos. Aunque recuerda que desde hace varias semanas, estas son medidas orientativas y es la genética la que determinará el peso y el tamaño de cada bebé. 

Su forma, su cara y su cuerpecito tienen la forma que tendrá cuando nazca, así que si has visto una eco 3D, ¡ya conoces hasta su mirada! Resulta muy emocionante ver a alguien dentro de ti y muy pronto poder mirarle a la cara. Es increíble como la naturaleza ha seguido su curso durante ocho meses y sigue haciéndolo.

Sus uñas ya llegan al final de los dedos, se han endurecido un poquito y ya no tiene lanugo que le cubra el cuerpo. Lo que sí sigue apareciendo sobre su piel es el vérnix carneoso que le protege de abrasiones y daños involuntarios. 

Esta semana es crucial para el desarrollo final de su interior. Todos sus órganos ya están desarrollados y listos para la vida fuera de mami. Si no lo hizo antes, tomará la posición cabeza abajo que le permitirá salir fácilmente hacia su nueva vida. 

Salud y emociones

Semana 32 del embarazo | Getty Images
 

Si eres mamá primeriza es normal que sientas temor por el inminente parto que se avecina. Este miedo puede ocasionarte ansiedad, estrés y nerviosismo que en absoluto os beneficiará ni a ti ni a tu bebé. Hay muchas mamás que buscan vídeos de parto en Internet, pero esto no hace más que empeorar las cosas. Ya sabes que a veces, solo muestran lo peor. No te hagas eso a ti misma. 

Si lo que quieres es tranquilizarte, habla con tu matrona, algún familiar que haya pasado por lo mismo o una amiga de confianza. Si ya sabes qué doctor te atenderá en el hospital, hablar con él te tranquilizará.

Tus emociones están a flor de piel, pues los vaivenes hormonales no han parado casi desde el comienzo del embarazo. Por ello, no permitas que pensamientos negativos se sumen a ello. Por otro lado, te sentirás muy cariñosa, así que además de hablar con tu pareja sobre cómo te sientes en cada momento y por qué reaccionas de una manera u otra, es tiempo de pedirle muchos mimos y cariños. ¡Porque tú lo vales y te lo mereces! Aprovecha esta situación, jejeje.

Uno de los momentos más emotivos en la semana 32 de embarazo es que sentirás los movimientos del bebé de forma intensa y enérgica. El pequeñín está deseando salir, así que se moverá constantemente. Disfruta de ello, pasad tiempo a solas, es un modo de alejar sentimientos negativos. 

Trata de hacer cosas que te gusten, ocupar tu tiempo con los que más quieres y disfrutar de ejercicios de relajación y respiración. Estar sosegada es la mejor manera de cuidar de ti y de tu pequeño.

Dieta

Ya se aproxima el parto, y debes seguir evitando todos aquellos alimentos que te perjudicaban en el embarazo. Además, es recomendable hablar con tu médico para que te explique cuáles debes evitar a partir de ahora con miras a la lactancia, ya que hay ingredientes que pueden estropear la composición de la leche materna o agriar su sabor y perjudicar a tu bebé. 

Mientras tu bebé dependa de ti para vivir y alimentarse, te toca cuidarte. Pero estamos seguros de que ya quieres a esa cosita incluso más que a ti misma, y es un placer hacer pequeños sacrificios por ello.

No olvides evitar alimentos que te causen ardores o reflujos y los alimentos de origen animal poco cocinados o crudos. Mantente hidratada, come fruta fresca, mantén una alimentación equilibrada y reduce el consumo de sal. Todo ello te hará sentir menos pesada e incluso propiciará el descanso. 

¡Vamos mami! Ya estás en la recta final, así que es el momento de seguir adelante. Pronto, cuando mires a tu bebé a sus ojitos, verás que todo ha merecido la pena y que estás viviendo una etapa maravillosa de tu vida.

Te interesará: 10 cosas que necesita un recién nacido (realmente)

Comentarios