Bit Padres

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: altes@tqcorp.media

Semana 26 del embarazo

Descubre todos y cada uno de los cambios que se producen tanto en tu bebé como en tu propio cuerpo durante la semana 26 de embarazo
Semana 26 del embarazo | Getty Images

¡El tiempo vuela! El momento en el que puedas abrazar a tu bebé y ver su carita se aproxima. Pero de momento, mientras llega ese ansiado momento, siguen ocurriendo cambios en tu cuerpo y en el de tu pequeño. ¿Quieres saber qué pasa durante la semana 26 de embarazo? ¡Te lo contamos!

Cambios en el cuerpo

No hay duda de que ver lo que sucede semana a semana durante el embarazo es muy emocionante. Nosotros estamos encantados de contártelo y seguro que tú estás emocionada de vivirlo. A pesar de los síntomas, las molestias y lo mal que puedes sentirte en ciertos momentos, no hay duda de que el embarazo es una experiencia única e inolvidable.

Desde la semana 26 de embarazo, tu útero comenzará a crecer un centímetro por semana. Así que, mientras en anteriores semanas era tu pequeño el que crecía a pasos agigantados, a partir de esta semana será tu útero el que vaya creciendo pues se prepara para el parto. Así que debido a esto, engordarás una media de 400 gramos por semana aproximadamente. Si tu peso se alza sobre ese número, tendrás que reducir la ingesta de azúcares y otros ingredientes que puedan favorecer la subida de peso. ¡Sí, aunque sean antojos!

Dado que tu pequeño, y tus pechos, siguen creciendo, es normal que lleguen los dolores de espalda y también dolores de cabeza o migrañas. Notarás más cansancio y pesadez debido al peso extra, pero es importante que te mantengas activa para evitar subir excesivamente de peso y la aparición de las temidas varices.

Semana 26 del embarazo | Getty Images

Desarrollo y evolución del bebé

¿Y cómo está tu pequeñín en la semana 26 de embarazo? Ya pesa unos 750 gramos y mide aproximadamente 38 centímetros. Su cara va terminando de moldearse y de tomar la forma más afinada. Cada vez tiene menos espacio para moverse, así que ha llegado el momento en que tome la posición fetal, con brazos y rodillas flexionadas y las manos sobre el pecho.

Su sistema nervioso sigue madurando. Por ejemplo, ya puede controlar la temperatura corporal y llevar a cabo movimientos de respiración. Aunque estos tan solo son un simulacro, pues aún no puede respirar por él mismo dentro de ti.

La grasa que se está creando bajo su piel, tanto para formar la masa corporal como para proteger los órganos, sigue creciendo, y va alisando las arruguitas que tiene su piel. Por otro lado, esta grasita le permitirá, una vez que nazca, tener energía y regular su temperatura. Además, cada día ingiere más líquido amniótico con el fin de concluir el desarrollo de su sistema digestivo y respiratorio.

Salud y emociones

La montaña rusa de tus emociones sigue en movimiento, pero ¡tenemos algo que puede animarte! A partir de la semana 26 de embarazo, tendrás la oportunidad de ver a tu pequeño en una ecografía 3D que te mostrará claramente su carita y la forma de su cuerpo. Es posible, que, aunque esto no controle el vaivén de tus emociones, sí que te haga disipar los miedos que pueden surgir ante posibles malformaciones.

Por otro lado, siempre te hemos comentado lo importante que es que hables con los que te rodean, especialmente con los que tienes más cerca, sobre cómo te sientes en cada momento, y qué pueden hacer para ayudarte a sobrellevar estos cambios de la mejor manera.

Es importante que te mantengas activa haciendo ejercicios suaves, siempre recomendados por el médico. Algunos de estos pueden ser el yoga, la natación, el bodybalance y algunos otros de respiración y meditación. Hablar a solas con tu bebé mientras paseas por los lugares que más te gusten, es una buena solución para olvidar los desequilibrios hormonales que te harán tener cambios de humor imprevisibles.

Ahora que estás de baja y tienes tiempo, aprovecha para retomar esas actividades que tenías apartadas, como leer, coser, pintar o cualquier otra cosa que te guste. ¡Lo importante es que te sientas bien y que hagas sentir bien a tu pequeño!

Puede interesarte: Conciliación familiar: la familia y la vida laboral ¿son incompatibles?

Dieta

Semana 26 del embarazo | Getty Images
 

¿Y qué podemos decir de la dieta en la semana 26 de embarazo? Pues que debes seguir cuidándote, no comiendo alimentos de origen animal crudos o poco cocinados. Olvida el tabaco y el alcohol si aún no lo has hecho. Intenta llevar una dieta equilibrada; si no sabes cómo, pregunta a tu médico para que te oriente.

Bebe mucho agua y toma complementos de hierro para que la anemia no haga estragos en tu salud o dificulte el crecimiento de tu bebé. Reduce la sal y evita alimentos procesados.

Come mucha fruta y verdura, y si estás embarazada en verano toma sandía, fresas y alimentos de temporada que te ayuden a mantenerte hidratada.

Mami, lo estás haciendo muy bien. Tu bebé está sano y todo va como debe.  Pronto lo tendrás en brazos y todo habrá merecido la pena. Mientras tanto, disfruta de cada segundo como lo que es: un momento único e irrepetible.

Puede interesarte saberlo: Enfermedades raras en los niños: 6 tipos que pueden darse en los primeros años

Comentarios