Semana 25 del embarazo

Descubre todos y cada uno de los cambios que se producen tanto en tu bebé como en tu propio cuerpo durante la semana 25 de embarazo
Semana 25 del embarazo | Getty Images

Una semana más y con ella más cambios. La semana 25 de embarazo es el final del desarrollo que ha vivido tu bebé desde la semana 12 aproximadamente. Pero eso no significa que la cosa se frene, solo que lo más importante ya está hecho. Ahora le falta crecer y a ti, esperar. Te contamos los cambios por los que pasa tu cuerpo y el de tu bebé en esta semana.

Cambios en el cuerpo

En la semana 25 de embarazo suele ser común que las mamis sufran insomnio por varias razones. La primera es que la barriga es cada vez más grande, tienes más ganas de orinar, el estrógeno te mantiene activa, los temores al parto aparecen de nuevo. Si tienes problemas para conciliar el sueño, habla con tu médico para que te dé algunas recomendaciones. Si crees que el problema radica en los pensamientos negativo o temores, trata de hacer ejercicios de meditación y respiración antes de dormir.

Los ardores y reflujos puede reaparecer durante esta semana, dado que el bebé ocupa más sitio y presiona el estómago, lo que provoca un derrame de los jugos gástricos. Es posible que también tengas gases o flatulencias, lo cual te hará sentir incómoda. Para evitarlas, debes cuidar más tu alimentación.

Aunque ya hace unas semanas que no puedes esconder tu barriguita, llegados a este punto, esta ya tiene su forma en todo su esplendor. Es el momento de que estrenes esa ropa premamá que estabas guardando para cuando estuvieses más gordita. Intenta usar tejidos de algodón u otros también naturales que te ayuden a sentirte fresca y cómoda.

Semana 25 del embarazo | Getty Images

Desarrollo y evolución del bebé

¿Qué estará pasando en tu pequeñín durante la semana 25 de embarazo? Seguro que uno de los momentos más soñados por ti, como por cualquier mami, es mirar a los ojos a tu bebé. Pues ¡tenemos buenas noticias! Aunque no será algo recíproco, ya podrás ver los ojitos de tu bebé, porque ha llegado el momento de que los abra.

Sus pulmones ya se terminan de desarrollar en esta semana, así que tu pequeño ya está casi preparado para el exterior, aunque aún no es el momento. No obstante, si por cualquier razón tuvieras un parto prematuro, no te preocupes, tu pequeñín está listo, solo tendrás que esperar a que termine su desarrollo en la incubadora.

En esta semana ya puede sacar la lengua y moverla, pesa más de 650 gramos y mide unos 37 centímetros. A partir de esta semana, cada bebé crecerá según lo que le marcan los genes. La naturaleza ha seguido su curso, y ahora entra en juego la genética.

Su piel se sigue protegiendo con una capa de células, y parte de su cuerpo comienza a generar una grasa de color marrón que le aportará energía al nacer. Cada vez queda menos para que formación concluya.

Pequeños detalles suceden en la semana 25 de embarazo como ver sus pestañas y el pigmento de sus cejas. Sus ojos, aunque abiertos, no se podrá distinguir su color. Aunque está marcado genéticamente, no se podrá apreciar el tono definitivo sino hasta después del nacimiento. Ya sabes eso que dicen que los bebés nacen con ojos grises.

Salud y emociones

Tus hormonas siguen jugando contigo y haciendo de las suyas, por lo que tu ánimo subirá y bajará como si de una montaña rusa se tratase. Eso conlleva cambios de humor, pasar de la euforia a la tristeza y del contentamiento a la frustración. Será difícil para ti, pero también lo será para los que están a tu alrededor, por lo que te recomendamos que hables con ellos sobre cómo te sientes y por qué te sucede. Planead una estrategia con la que calmarte cuando llegue el momento.

Semana 25 del embarazo | Getty Images

 

Por tu parte, haz lo posible por mantenerte ocupada. Es probable que si trabajas ya hayas pedido la baja por maternidad, esta semana o la anterior, así que tienes que ocupar todo el tiempo libre que tienes en cosas productivas y que te hagan sentir bien y distraída.

Buscar momentos para ti, como ir a la peluquería, caminar, hablar con tu bebé, ir a un spa, hacerte una sesión de belleza o tomar un café con tus amigas. Recuerda que el yoga, y otros ejercicios relajantes que te ayuden con la respiración, pueden ser muy útiles para controlar emociones.

Te puede interesar: Yoga para embarazadas: 7 beneficios, 5 posturas sencillas para la gestación

Dieta

En la semana 25 de embarazo no hay muchos cambios con relación a la dieta que has seguido las anteriores semanas. Evitar cualquier sustancia dañina para el cuerpo y los alimentos de origen animal crudos o poco cocinados, es esencial para cuidar de tu salud y de la de tu pequeño.

Recuerda beber mucha agua y tomar vegetales y frutas frescas que te mantengan hidratada. La anemia puede aparecer en esta fase del embarazo, así que es recomendable que tomes un suplemento de hierro para mantenerla a raya.

Por lo demás mami, ¡lo estás haciendo genial! Ya queda menos para ver sonreír a tu pequeño. ¿Quién te iba a decir que la semana 25 de embarazo llegaría tan rápido? ¡Ánimo mami!

¡Prepárate! Baby Shower: 7 consejos para que tu fiesta sea todo un éxito

Comentarios