Semana 14 del embarazo

Descubre todos y cada uno de los cambios que se producen tanto en tu bebé como en tu propio cuerpo durante la semana 14 de embarazo
Semana 14 del embarazo | Getty Images

 

Ya han pasado tres meses y medio desde que una nueva vida comenzó a formarse en tu interior. Sí, lo has oído bien, tres meses y medio, suena mucho más que contarlo por semanas, ¿verdad? El crecimiento de tu bebé sigue y con ello se generan cambios en ti. ¿Deseosa de saber qué sucede en la semana 14 de embarazo? ¡Pues nosotros estamos deseosos de contártelo!

Cambios en el cuerpo

Has visto cómo poco a poco has ido teniendo distintos síntomas y cambios en ti debido al embarazo. Estos van a continuar cada semana, aunque algunos desaparecerán y otros llegarán. En esta semana, la semana 14 de embarazo, vas a tener que cuidar de forma especial tus dientes y encías pues notarás que puedes sangrar con facilidad. Lo mismo sucede con la nariz, por la razón de que una mayor vascularización de sangre.

Tu cuerpo ha comenzado a mover la sangre más rápida y en mayor cantidad, con el fin de llevar lo necesario a tu pequeño. Por ello, los vasos capilares se llenan y pueden explotar fácilmente: tranquila, no es nada grave, pero se aconseja usar enjuague bucal tras el cepillado, y tener a mano, o en el bolso, algodones para detener las hemorragias nasales.

Notarás que sudas mucho más y con más frecuencia, una consecuencia de los cambios hormonales. Para frenar esto se recomienda usar geles con pH neutro, que también protegerán tu piel de posibles infecciones o enfermedades. Llegados a este momento, los especialistas recomiendan evitar los baños demasiados calientes, lo que incluyen baños de vapor o saunas.

Otro cambio que notarás será en tus pantorrillas y tobillos. Como recordarás, en la semana 13 te hablamos de hinchazón en esta zona del cuerpo debido a la retención de líquidos. Pues bien, ahora llegan los calambres, los cuales suelen aparecer por la noche dificultándote el sueño. Puedes hablar con tu médico para que te recete algo que los calme o que te ayude a dormir mejor. También hay ejercicios que puedes realizar para calmarlos.

Semana 14 del embarazo | Getty Images

 

La tripita comienza a verse, y éste se convierte en un buen momento para comenzar a usar cremas antiestrías. No son milagrosas, pero si las aplicas desde ya, es posible que el estiramiento de tu piel cause menos daños en la estética de esta.

Te puede interesar: ¿Cómo prevenir las estrías del embarazo? 6 consejos para evitarlas

Evolución y desarrollo del bebé

¿Y tu pequeñín? Pues ya es del tamaño de un limón. Tu pequeño limoncito en la semana 14 de embarazo termina de desarrollar su cuerpecito, de modo que sus medidas ya no son percibidas como un conjunto poco definido, sino que comienzan a apreciarse muy bien sus zonas diferenciadas.

Su cuello se alarga, aunque su barbilla sigue tocando el pecho, pero sus ojos, orejas, labios y demás rasgos faciales están plenamente desarrollados. Aunque aún tiene los ojos cerrados, las cejas y el cabello aparecen. Por fin depende completamente de la placenta por lo que tu cansancio irá desapareciendo de manera paulatina.

En el interior destaca el orden que van tomando las células nerviosas dado que tanto el cerebro como la columna vertebral ya disponen de lo necesario para funcionar. Su vejiga se llena y vacía cada treinta minutos, de modo que siempre mantiene húmedo el saco amniótico. Su sistema sanguíneo empieza a desarrollar funciones vitales.

Salud y emociones

El cansancio irá remitiendo pues tu "pequeño limón" ya no absorbe todo de ti directamente, sino que depende de la placenta para vivir. Esto ayudará a que te sientas de mejor humor, que tengas más ganas de salir y hacer ejercicio y que tus relaciones personales y familiares mejoren.

No obstante, lamentamos decirte que eso no impide que lleguen los temibles cambios de humor, los cuales te recomendamos hablar con tu pareja. Debe entender que lo que te pasa no es por tu culpa sino que es causado por las hormonas. Una buena comunicación es esencial para que podáis estrechar vuestros lazos y que nada estropee la relación.

Recuerda que la hinchazón en las piernas puede ralentizar la circulación, así que no es recomendable que estés sentada o de pie inmóvil durante mucho tiempo. Si trabajas sentada, levántate cada hora como mínimo y camina un poco. Intenta dar paseos o incluso hacer un poco de ejercicio, siempre con la recomendación del médico.

Te puede interesar: Conciliación familiar: ¿son compatibles la familia y la vida laboral?

Dieta

Uno de los ingredientes más necesarios llegados a esta etapa, la semana 14 de embarazo, son las proteínas. Estos ayudarán en el crecimiento del pequeño y el desarrollo de sus músculos. Se recomienda ingerir al menos una media de 60 gramos de proteína diaria. Estas puedes encontrarlas en la carne, pescados, huevos y frutos secos.

Evita todos aquellos alimentos que te hagan sentir ardores, o incluso aquellos a los que le has cogido asco. No consumas alcohol, ni mucho menos tabaco y bebe mucho agua. Reduce el consumo de sal y recuerda comer la carne, el pescado y los huevos bien cocinados para evitar bacterias y enfermedades.

¿Quién puede negar que todo lo que sucede en tu interior es maravilloso? Seguro que viendo lo que sucede dentro de ti semana a semana, estás disfrutando al máximo de esta etapa tan especial en tu vida.

¡Descubre aquí cuáles son los alimentos más sanos y recomendables para esta etapa vital!

Comentarios