Semana 13 del embarazo

Descubre todos y cada uno de los cambios que se producen tanto en tu bebé como en tu propio cuerpo durante la semana 13 de embarazo
Semana 13 del embarazo | Getty Images

 

¡Ya has superado el primer trimestre! Ahora entramos en otra fase, el segundo trimestre que trae consigo cambios en ti y en tu bebé. La semana 13 de embarazo es el comienzo de este, justo cuando comienza el rápido crecimiento de tu bebé. Si te parecía que todo ha ido muy rápido hasta ahora, desde esta semana y hasta al menos la 25, todo se acelera. ¿Quieres que te contemos cómo suceden estos cambios? ¡Allá vamos!

Cambios en el cuerpo

Los pechos siguen creciendo, es posible que para el final del embarazo hayan cogido unos 800 gramos extra, lo cual indica que este crecimiento paulatino no se detendrá tampoco en la semana 13 de embarazo. Las areolas y pezones se oscurecen ya que tu organismo está aumentando el flujo sanguíneo con el fin de mantener con vida a tu bebé.

Uno de los cambios que menos te gustarán de tu cuerpo es que tu cintura comienza a desaparecer. Tu tripita va aumentando, así que tu cuerpo toma una nueva forma en la que la cintura parece no tener cabida. Debido a este aumento, ocasionado por el crecimiento del feto y de tu útero, sentirás una cierta molestia en la pelvis que te dificultará sentarte. Con el tiempo aprenderás cuál es la mejor posición para hacerlo, tranquila.

Semana 13 del embarazo | Getty Images
 

Este crecimiento del útero puede conllevar calambres, escozor al orinar y algunos síntomas similares a los que sientes durante la menstruación. Has tenido que engordar unos kilos, no solo por el peso del bebé, sino porque tu cuerpo empieza a retener líquidos. Esta retención conlleva hinchazón en los pies y los tobillos que te hacen sentir más cansada de los habitual.

¿Qué conllevan todos estos cambios en tu cuerpo? Que debes cuidarte de manera aún más especial. Por ejemplo, las caminatas, beber mucho agua para eliminar líquidos, no usar tacones, no permanecer mucho tiempo sentada y los masajes en las piernas pueden ayudar a evitar los tobillos hinchados. Las cremas y los masajes reducirán la aparición de estrías en tus pechos.

Te puede interesar: ¿Cómo prevenir las estrías en el embarazo? 6 consejos para evitarlas

Desarrollo y evolución del bebé

Tu pequeño va creciendo viento en popa. Como te dijimos antes, desde esta semana su crecimiento se acelera debido a que existe una gran proliferación celular. Estas comienzan a aparecer por doquier y hacen su trabajo rápidamente.

Aunque su cabeza sigue siendo desproporcionada, su forma es totalmente humana. S han formado las articulaciones de la cadera, las extremidades siguen creciendo con el resto del cuerpo y los dedos de los pies se han separado. Ya pesa unos 23 gramos.

Sus rasgos faciales se determinan cada vez más: los ojos toman su posición, las orejas suben a donde deben y su nariz sigue tomando forma. Incluso puede que te des cuenta si es como la tuya o la de su papá. No hay duda de que este milagro de la vida es un proceso emocionante del que debes disfrutar cada segundo, porque cada momento es único e irrepetible.

Los genitales externos ya comienzan a verse, aunque sin total claridad, y ya tiene los intestinos colocados en la cavidad abdominal. Se forman las placas de hueso que rodearán al cerebro, y poco a poco se van conectando ambos hemisferios, dando lugar a las fibras motoras y sensoriales.

Muchos de sus órganos están casi desarrollados, aunque aún queda un largo camino que recorrer. No te agobies ni obsesiones, ya no tienes tantos síntomas molestos y tu pequeño sigue creciendo, ¡disfruta de ello!

Salud y emociones

Tu sistema inmunitario va a debilitarse con el fin de no rechazar al feto, lo cual empieza en la semana 13 de embarazo. Aunque tu cuerpo lo haga por sí mismo de forma natural, esto puede aumentar el riesgo de contraer infecciones y catarros fácilmente o que aparezcan algunos mareos. No te preocupes, todo está controlado. Especialistas aconsejan que en esta semana las embarazadas se vacunen contra la gripe.

Aunque los mareos, náuseas y vómitos suelen desaparecer, es posible que los ardores o reflujos se incrementen. Ver que no todos los síntomas desaparecen, unido a tus cambios hormonales, hará que te sientas irritable y triste, aunque también estarás feliz por lo que estás viviendo. En definitiva, sigues montada en la montaña rusa y no parece que vayas a bajar aún. Pero, ¿sabes qué? Acompañada se sobrelleva mejor.

Dieta en la semana 13

Semana 13 del embarazo | Getty Images
 

Los mitos de que hay que comer por dos, debes desecharlos. Los especialistas recomiendan que durante el embarazo hay que llevar una dieta equilibrada en la que todos los nutrientes (derivados de las proteínas, vitaminas e hidratos de carbono no refinados) estén presentes.

Esto incluye carnes y pescados, huevos y lácteos, frutas, verduras y legumbres. Si te alimentas bien, tú estarás bien y por ende, tu bebé también. Si tienes antojos, satisfácelos y no olvides hacer un poco de deporte. Eso sí, en la semana 13 de embarazo es importante que reduzcas al máximo la sal ya que como te comentamos anteriormente, estarás sufriendo una retención de líquidos que hinchará tus tobillos.

Por todo lo demás mami, solo podemos decirte que sigas disfrutando de este cambio en tu vida tan especial, sin presiones ni estrés. Ya sabes que tu bebé está bien, y nosotros te aseguramos que serás una madre maravillosa.

¡Te encantarán todos ellos! Estos son los 21 mejores libros sobre maternidad para futuras mamás

Comentarios