Bit Padres

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: altes@tqcorp.media

Semana 12 del embarazo

Descubre todos y cada uno de los cambios que se producen tanto en tu bebé como en tu propio cuerpo durante la semana 12 de embarazo
Semana 12 del embarazo: descubre todos los cambios de tu cuerpo y tu bebé semana a semana | Getty Images

 

¡Ya has cumplido tu primer trimestre! Parece mentira que el tiempo pase tan rápido, y ahora, ¡tenemos buenas noticias para ti! Tanto en lo relacionado con los cambios en tu cuerpo como en lo que se refiere al desarrollo de tu bebé. La semana 12 de embarazo es una de las más importante, ¿quieres saber por qué?

Cambios en el cuerpo

¿Recuerdas cuando te prometimos que las náuseas y los mareos cesarían? Pues ha llegado el momento. Es posible que aún sientas algunos, pero deberían ser muy alejado unos de otros. Si sigues teniendo vómitos, lo mejor sería que fueras al médico, porque ha llegado el momento en que debes ganar peso y no perderlo.

Tus pechos seguirán sensibles y con mayor aumento, pues recuerda que se están preparando para el siguiente momento especial de tu vida, la lactancia. Recuerda que si sientes molestias por los sujetadores, ha llegado el momento de que vayas de compras. Es muy importante que te sientas cómoda en todo momento, y un sujetador de gestante puede ayudarte.

Semana 12 del embarazo: descubre todos los cambios de tu cuerpo y tu bebé semana a semana | Getty Images
 

Es posible que sufras algunas hemorragias nasales a partir de la semana 12 de embarazo debido al aumento de la progesterona, que aumenta el flujo de mucosas y sangre. No te preocupes en demasía por ello, solo usa soluciones salinas que te permitirán calmar la hemorragia y mantener sanos los orificios nasales.

Desarrollo y evolución del bebé

El feto ya mide casi siete centímetros y pesa unos 18 gramos. Estos son datos considerables comparados con la semana 11 de embarazo. Todo parece indicar que el crecimiento se acelera a partir de la semana 12. ¿Qué cambios verás en él?

Su corazón late a unas 160 pulsaciones por minuto, lo cual provoca que haya movimientos más bruscos y constantes. Estos aún serán imperceptibles para ti, pero sí podrás verlos en una ecografía. Pronto los sentirás, pero escuchar el corazoncito de tu pequeño te tranquilizará sabiendo que todo está bien.

Sus brazos y piernas se han alargado, así que ya tienen su forma definitiva, solo les falta crecer al mismo ritmo que el resto del cuerpo. En esta semana se terminan de formar sus uñas, las cuerdas vocales y su sistema nervioso. Su sistema óseo sigue creciendo y haciéndose más fuerte, aunque aún sigue siendo de cartílago en su gran parte. Su sistema genital interior ya está formado y comienza a aparecer en el exterior, aunque sigue siendo pronto para saber el sexo.

Ya puede abrir y cerrar la boca pues tiene los dos labios formados, así como su nariz, sus párpados y sus orejas. Su piel comienza a cubrirse con un vello muy endeble que se denomina lanugo. Ya se alimenta a través de la placenta, motivo por el que las náuseas se reducen. En la semana 12 de embarazo se lleva a cabo una ecografía que permitirá asegurarse de que todo va bien, se escuchará el latido del corazón y se determina el pliegue nucal, lo cual permite saber si el bebé tendrá Sindrome de Down.

Te puede interesar: Enfermedades raras en niños: 6 tipos que pueden darse en sus primeros años

Salud y emociones

Semana 12 del embarazo: descubre todos los cambios de tu cuerpo y tu bebé semana a semana | Getty Images
 

Seguro que al ver en la ecografía que todo va bien, tus ánimos estarán más calmados, al menos los que se refieren al temor y la ansiedad. No obstante, hay muchas madres que aseguran haber tenido pesadillas en esta fase del embarazo. Puede deberse a que durante la ecografía se habla de buscar malformaciones o de saber si el pequeño tendrá Síndrome de Down. Aun si vieras que todo está bien con tu bebé, es posible que tu subconsciente te juegue una mala pasada mientras duermes y tengas trastornos del sueño.

No te reprimas de consultarlo con tu médico. Él no solo te tranquilizará, sino que puede recetarte algo no dañino para tu pequeño que te ayude a conciliar el sueño. Compartir tus sentimientos y miedos con tu pareja también puede serenarte además de que estrechará el vínculo que ambos tenéis. Nunca te reprimas de expresar cómo te sientes en cada momento, aunque no lo creas, hablar de ellos con otros es la mejor medicina. El embarazo crea en ti una montaña rusa de emociones y es mejor subirse a esta acompañada, ¿no crees?

Dieta

¿Y qué podemos decir de la alimentación? Lo primero, que satisfagas tus antojos. Esto evitará la ansiedad y además, ¿quién mejor que tú para merecer un capricho? Cuida de tu alimentación, come en pequeñas cantidades varias veces al día, y sobre todo no olvides incluir todos los nutrientes. Eso sí, si has cogido asco a algún alimento, no lo comas, e intenta suplir los nutrientes que contiene con otros similares o incluso con complementos alimenticios que tu médico te recomiende.

Bebe mucha agua, intenta realizar ejercicios suaves como caminatas, yoga o body balance y evita el alcohol y el tabaco. Si cuidas lo que comes, estarás cuidando de tu pequeño, entrenándote para ser una buena madre, lo cual estamos seguras de que lo serás. ¡Ánimo que tú puedes!

Te puede interesar: Yoga para embarazadas: 7 beneficios, 5 posturas sencillas para la gestación

Comentarios