Síndrome de ovarios poliquísticos (SOP)

La enfermedad endocrina que impide ovular con normalidad y lo sufren entre un 6 y un 20% de las mujeres

Síndrome de ovarios poliquísticos (SOP): descubre sus causas, síntomas y tratamiento | Getty Images

 

El síndrome de ovarios poliquísticos (SOP) es una enfermedad endocrina compleja que impide ovular con normalidad y que se caracteriza por trastornos en el ciclo menstrual, hiperandrogenismo y ovarios con múltiples quistes.

Se calcula que entre un 6 y un 20% de las mujeres sufren este trastorno hormonal, que puede incluso provocar infertilidad.

Normalmente, se liberan uno o dos óvulos durante el ciclo menstrual de una mujer en un proceso que llamamos ovulación, pero en el síndrome de ovarios poliquísticos, los óvulos maduros no se liberan, permaneciendo en los ovarios circundados por una especie de líquido, pudiendo haber muchos y causando estos pequeños quistes. Es habitual que las mujeres que sufren SOP tengan madres o hermanas con esta misma enfermedad.

7 síntomas del SOP

Hay una gran cantidad de síntomas asociados al síndrome de ovarios poliquísticos, aunque su severidad varían de una mujer a otra, de igual manera que pueden darse solo algunos de ellos. Estos son algunos de los síntomas que pueden aparecer:

1. Esterilidad

Es el síntoma más grave que puede darse con el SOP, y aparece en un 75% de los casos. Esto es provocado por la falta de ovulación crónica que se da con este síndrome, y en muchos casos son necesarios tratamientos de fertilidad para conseguir un embarazo.

2. Amenorrea

Un síntoma habitual en las mujeres con síndrome de ovarios poliquísticos, es la ausencia de menstruación durante largos periodos. Esto es provocado precisamente por la falta de ovulación, ya que el estrógeno sigue aumentando y el endometrio sigue creciendo sin parar.

Te puede interesar: ¿Cómo saber si estoy embarazada? 12 señales que podrían indicarlo

3. Oligoamenorrea

También puede darse el caso de que haya menstruaciones, aunque poco habituales y muy abundantes. La causa es la misma que la amenorrea, pero con la diferencia que en algún momento sucede una ovulación que corta la producción de estrógeno, desprendiéndose entonces la capa de endometrio, que está muy engrosado.

4. Hirsutismo

Esta palabra denomina la aparición de pelo en las mujeres en zonas más bien propias de hombres, como por ejemplo la cara, el pecho, el abdomen, hombros o espalda. Este es uno de los síntomas del SOP más visuales y que suelen provocar un gran complejo en las mujeres, y es provocado por los altos niveles de andrógenos (hormonas sexuales masculinas).

5. Alopecia

Síndrome de ovarios poliquísticos (SOP): descubre sus causas, síntomas y tratamiento | Getty Images
 

Los andrógenos también pueden provocar la caída del pelo en algunas mujeres, ya que la excesiva producción de testosterona puede provocar una maduración prematura del cabello.

6. Acné

Este es otro síntoma provocado por el exceso de andrógenos, ya que hacen que los poros de la piel se taponen y se produzca una reacción infamatoria en su interior, causando los granos de pus.

7. Cáncer de endometrio

Dado que los niveles de estrógenos elevados y continuos, provocan un crecimiento sin pausa del endometrio, aumentan las probabilidades de que las células muten y se produzca un cáncer en el endometrio de las mujeres con síndrome de ovarios poliquísticos.

Causas de los ovarios poliquísticos

No se sabe exactamente qué desencadena el SOP, pero sí que están presentes algunos mecanismos que no funcionan correctamente y que favorecen la aparición de ovarios poliquísticos:

1. Aumento de LH

La LH es una hormona que, en condiciones normales, segrega la hipófisis entre ciclos menstruales para avisar al ovario que tiene que producir progesterona para preparar al útero para recibir el posible óvulo fecundado. A su vez, justo después del ciclo menstrual, la hipófisis empieza a segregar FSH para regenerar el endometrio uterino que se ha eliminado con la menstruación.

En una mujer con Síndrome de Ovarios Poliquísticos, este mecanismo no funciona correctamente, alterando los ciclos de las hormonas FSH y LH y haciendo que esta última se eleve de forma continua y exagerada, de manera que evita que se dé la ovulación en su debido momento.

2. Aumento de andrógenos

El aumento de LH del que hemos hablado anteriormente en las mujeres con SOP, también estimula la producción de andrógenos en una zona específica del ovario llamada “teca”. Estos andrógenos pasan a otra zona del ovario donde se producen estrógenos, y como detectan una gran cantidad de andrógenos, también se segregan más estrógenos de lo normal. Además, también podemos encontrar un aumento de la producción de andrógenos en las cápsulas suprarrenales.

3. Alteraciones hepáticas

Una de las muchas funciones que tiene el hígado es la síntesis de las proteínas que se encargan de transportar los andrógenos. Si los andrógenos están ligados a estas proteínas, pueden diluirse con facilidad en la sangre, evitando así que realicen sus funciones hormonales. En las mujeres con síndrome de ovarios poliquísticos se reduce la síntesis de esta proteína transportadora de andrógenos, con lo que habrá una mayor cantidad de esta hormona en sangre que podrá realizar sus acciones, resultando muchas veces en un aumento del vello corporal, entre otros.

4. Obesidad y resistencia a la insulina

En los últimos años se ha descubiertos una nueva alteración que tiene mucha importancia, ya que explica muchas de las otras alteraciones del Síndrome de Ovarios Poliquísticos y además puede ser una posible vía de tratamiento. El sobrepeso y la obesidad pueden provocar que la insulina segregada por el organismo sea insuficiente para bajar los niveles de glucosa tras una comida, con lo que segrega más insulina de forma reactiva. Esto tiene un efecto en diversos órganos, y uno de ellos es el ovario, donde la insulina aumenta la transformación de los andrógenos en estrógenos.

Tratamiento

Síndrome de ovarios poliquísticos (SOP): descubre sus causas, síntomas y tratamiento | Getty Images
 

Existen diferentes maneras de tratar el síndrome de ovarios poliquísticos, o al menos de paliar sus síntomas.

Adoptar una dieta más saludable y una vida más activa

Lo primero que se suele recomendar es bajar de peso, ya que existe una relación directa entre el sobrepeso y la obesidad y el SOP, a la vez que el SOP favorece el aumento de peso y la aparición de diabetes. Por eso, se anima a las mujeres con esta enfermedad a caminar al menos 30 minutos al día a ritmo moderado y  seguir una dieta no muy estricta pero que favorezca la pérdida de peso, normalmente reduciendo mucho la ingesta de azúcares y carbohidratos simples. Con esto, se puede conseguir regular la menstruación y por tanto reducir la posibilidad de que se formen quistes en los ovarios.

Fármacos para la resistencia a la insulina

Uno de los medicamentos que se suelen recetar a las mujeres con síndrome de ovario poliquístico es la metformina, un antidiabético oral que favorece la captación de azúcar por los órganos, eliminando así la resistencia a la insulina, y con ello, eliminando uno de los pilares fundamentales del SOP.

Fármacos para reducir el hiperandrogenismo

Unos de los síntomas más visibles del síndrome de ovarios poliquísticos son el hirsutismo (exceso de pelo en zonas típicamente masculinas) y el acné. Para reducir estos, se suele recomendar la ingesta de anticonceptivos orales para regular la producción hormonal. En caso de ser insuficiente, se añaden además medicamentos antiandrogénicos para interrumpir la secreción de andrógenos en el ovario.

Embarazo con ovario poliquístico

Síndrome de ovarios poliquísticos (SOP): descubre sus causas, síntomas y tratamiento | Getty Images
 

Aunque el síndrome de ovarios poliquísticos no tienen por qué causar problemas de infertilidad, tiende a relacionarse con embarazos de alto riesgo. Para corregir esto, lo primero que se intenta es inducir la ovulación con clomifeno, que aumenta los niveles de FSH y regula la producción de LH. Si esto no funcionara, se puede recetar directamente pequeñas dosis de FSH como medicamento, y si también fallara, se podría optar por la cirugía, en la que de extirparía una parte del ovario para eliminar la excesiva producción de hormonas sexuales que provocan la enfermedad.

Otra opción es optar por procedimientos de fertilidad asistida o, en casos más complicados, fertilización “in vitro”.

Te interesará: ¿Qué hacer para quedar embarazada? 10+1 consejos para lograrlo

En cualquier caso, cabe recordar que el SOP, aunque tiene una vertiente genética, se puede prevenir llevando una vida activa y una dieta saludable, reduciendo la ingesta de azúcares y grasas procesadas. De este modo, además de reducir la probabilidad de tener diabetes, hipertensión, problemas cardiovasculares… también podemos evitar posibles problemas de fertilidad.

Te podría interesar: Clamidia y la infertilidad: descubre la relación que guardan