Bit Padres

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: altes@tqcorp.media

Peso y fertilidad: descubriendo cómo influye en la capacidad de concebir

Tanto la obesidad como el bajo del peso pueden afectar a nuestra capacidad de concebir, tanto en hombres como en mujeres. Te contamos de qué forma
Peso y fertilidad: descubriendo cómo influye en la capacidad de concebir | Getty Images
 

El peso inadecuado puede tener consecuencias negativas en la fertilidad, tanto en hombres como en mujeres. Se calcula que aproximadamente un 12% de los casos de parejas que sufren de infertilidad están directamente relacionados con problemas de peso, tanto por exceso como por defecto, pero no todo el mundo conoce la influencia que puede tener este factor en nuestras posibilidades de quedarnos embarazadas.

Es por esto que en este artículo profundizaremos más sobre la manera cómo influye el peso en la fertilidad y también hablaremos sobre cómo puede afectar la obesidad en el embarazo.

¿Cómo influye el peso en la fertilidad?

El peso influye en la fertilidad tanto de hombres como de mujeres, aunque de maneras diferentes. Veamos de qué manera nos puede afectar:

Así afecta a las mujeres

Peso y fertilidad: descubriendo cómo influye en la capacidad de concebir | Getty Images
 

Las mujeres pueden tener problemas de fertilidad cuando el peso es inadecuado, ya que hay una desestabilización de las hormonas que regulan las menstruaciones.

Sobrepeso

Tener sobrepeso puede tener un efecto directo en el ciclo menstrual de la mujer, provocando que éstas no sean regulares o incluso que desaparezcan totalmente. Esto hace muy difícil saber con exactitud cuando se está ovulando, y por lo tanto también resulta difícil determinar los días más fértiles y con más probabilidades de quedarse embarazada.

Estudios sugieren que esto se debe a que las mujeres con sobrepeso producen un exceso de estrógeno, que a su vez produce un desequilibrio hormonal que afecta a la normal ovulación. Una de las enfermedades más comunes en mujeres con sobrepeso es el síndrome de ovario poliquístico, aunque también puede desarrollarse diabetes, enfermedades del corazón, presión arterial alta, etc.

Bajo peso

También en el caso de las mujeres con un peso por debajo del ideal pueden tener problemas de fertilidad, aunque al contrario que en el caso del sobrepeso, es debido a que los niveles de estrógenos caen, provocando también una irregularidad en las menstruaciones o a detenerse por completo en casos de peso muy bajo. Además, tener un peso bajo puede alterar la capa interna que recubre el útero, afectando a la posible implantación del embrión.

En ocasiones, si ha habido una bajada de peso drástica en un periodo de tiempo muy corto, también puede haber alteraciones hormonales que provoquen menstruaciones irregulares, llevando a problemas de fertilidad.

Te puede interesar: Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP): síntomas, causas y tratamiento

Así influye en la fertilidad de los hombres

Peso y fertilidad: descubriendo cómo influye en la capacidad de concebir | Getty Images
 

Los hombres también pueden verse afectados en el recuento de espermatozoides y su actividad cuando el peso no es adecuado.

Sobrepeso

La obesidad severa en hombres puede alterar la fertilidad por los desequilibrios en la regulación de las hormonas encargadas de la producción de esperma. Además, hay que tener en cuenta que los hombres tienden a concentrar peso extra alrededor de su abdomen y genitales. Esto hace aumentar la temperatura y a su vez afectar la producción de esperma en los testículos, que necesitan de una temperatura más baja para funcionar correctamente.

Bajo peso

El bajo peso en los hombres parece afectar también en el recuento de espermatozoides y su actividad, aunque hay menos estudios respecto los motivos por los que sucede esto.

Cómo calcular tu peso ideal

La mayoría de los especialistas utilizan el Índice de Masa Corporal (IMC) para calcular el rango de peso ideal de una persona. Es muy sencillo calcularlo y puedes encontrar multitud de páginas web en internet que te hacen el cálculo de manera automática, pero en caso de que quieras hacer el cálculo tú mismo, te explicamos cómo hacerlo.

Para encontrar el IMC debemos dividir nuestro peso en kilos por el cuadrado de nuestra altura en metros. Por ejemplo, vamos a suponer que una mujer mide 1,60 m y pesa 60 kilos. Lo que tendríamos que hacer es multiplicar 1,60 x 1,60 y dividir 60 por el resultado. Esto nos daría 23,44, pero ¿cómo sabemos si nuestro IMC es correcto? Según la OMS, un peso normal estaría en un IMC de entre 18,5 y 24,9, siendo por tanto un IMC por debajo de 18,5 bajo peso y por encima de 25, sobrepeso.

Hay que tener en cuenta que el IMC no tiene por qué ser fiable al 100%, ya que varía mucho dependiendo de la constitución de una persona, así como el nivel de ejercicio físico que se haga, ya que la grasa y el músculo pesan diferente.

La obesidad y el embarazo

Peso y fertilidad: descubriendo cómo influye en la capacidad de concebir | Getty Images
 

El sobrepeso y la obesidad, además de provocar problemas de fertilidad, también son factores de riesgo durante el embarazo que pueden provocar complicaciones. Estas complicaciones pueden afectar tanto a la mujer embarazada como al bebé.

Posibles complicaciones durante el embarazo

Cuanto mayor sea el sobrepeso, mayor será la probabilidad de sufrir algunas de estas complicaciones:

1. Aborto espontáneo

Llamamos abortos espontáneos cuando el feto muere en el útero antes de las 20 semanas de embarazo.

2. Nacimiento sin vida

Esto se da cuando el bebé muere después de las 20 semanas de vida.

3. Presión arterial alta y preeclampsia

Esto es un tipo de presión sanguínea alta que solo se da en embarazadas y que puede provocar muchos problemas, tanto para la madre como para el bebé.

4. Diabetes gestacional

Algunas mujeres pueden sufrir de diabetes durante el embarazo.

5. Complicaciones durante el parto

Aquí se pueden incluir tanto que el bebé sea demasiado grande para lo que correspondería en su edad gestacional, como por ejemplo necesitar una cesárea.

Posibles problemas de salud del bebé

La mayoría de los bebés de mujeres con sobrepeso y obesidad nacen sanos, pero son factores de riesgo que pueden provocar problemas de salud en los bebés.

6. Defectos de nacimiento

Estos defectos de nacimiento pueden ser graves, como por ejemplo defectos del tubo neural, afectando el cerebro y la médula espinal.

Te puede interesar: Ácido fólico en el embarazo: 3 razones por las que no puede faltar en la gestación

7. Nacimiento prematuro

Los bebés que nacen antes de las 37 semanas de gestación se consideran prematuros. Cuanto más prematuro sea un bebé, mayor será la probabilidad de desarrollar problemas de salud o madurativos.

8. Lesiones

Cuando el bebé es demasiado grande, pueden producirse lesiones durante el parto, como por ejemplo la distocia de hombros.

9. Muerte del recién nacido

Puede suceder que el bebé muera en las horas siguientes al nacimiento, sobre todo si ha nacido de forma prematura.

10. Obesidad en la niñez

Los niños cuyos padres son obesos, tienen una mayor probabilidad de acabar desarrollando sobrepeso durante su niñez y adolescencia.

Te puede interesar: Menús para niños: 10 ideas para aprender a comer sano y 1 ejemplo de menú

Como vemos, mantener un peso adecuado es clave para poder conseguir un embarazo sin problemas. Aún así, es importante que durante el embarazo evitemos realizar dietas, ya que el bebé necesitará los nutrientes para desarrollarse correctamente. En cualquier caso podemos hablar con una nutricionista para que nos ayude a planificar nuestras comidas para asegurarnos que estamos comiendo de forma adecuada durante el embarazo.

Comentarios