El mito de la cuarentena: descubramos qué hay de cierto en ella

¿Seguro que es cierto todo lo que se cuenta sobre ella? Desmontemos las leyendas urbanas del posparto
El mito de la cuarentena: ¿es cierto todo lo que se cuenta del posparto? | Getty Images
 

El mito de la cuarentena habla del periodo de tiempo que tradicionalmente se ha creído que la madre necesitaba para recuperarse de todos los cambios físicos y emocionales que pueden comportar el embarazo y el parto. La realidad es que 40 días no son suficientes para que la madre pueda adaptarse a todos los cambios que ha experimentado.

De hecho, durante esta cuarentena, la madre va a continuar experimentando cambios físicos y emocionales, además de una necesidad de adaptación a la nueva rutina y al nuevo estatus de mamá. Se calcula que el periodo de posparto dura aproximadamente un año, algo totalmente incompatible con la mayoría de bajas maternales actuales, que suelen ser de 6 a 8 semanas después del nacimiento.

Conocer al bebé

El mito de la cuarentena: ¿es cierto todo lo que se cuenta del posparto? | Getty Images
 

Una de las cosas que las madres necesitan hacer después del parto es adaptarse a la presencia constante del bebé y entender sus necesidades. El mito de la cuarentena no tiene esto en cuenta, ya que solo valora los síntomas físicos y emocionales de la madre, pero es un proceso indispensable después del parto, ya que los bebés dependen totalmente de los adultos para poder sobrevivir, no solo por el alimento, sino también por el contacto físico, la cercanía, el calor…

A esta época en la que el bebé depende totalmente de nosotros se le llama "segundo embarazo", y es una etapa que dura aproximadamente entre 9 y 12 meses desde el nacimiento, lejos de las 6 semanas que cubre el mito de la cuarentena. Durante estos nueve meses, tanto el bebé como la madre deben conocerse y establecer una relación de apego seguro.

Este apego se consigue compartiendo tiempo con el bebé, ya sea a través de la lactancia, de los baños, de los momentos previos a ponerlo a dormir, los juegos y las canciones… Esto se puede ver truncado cuando la madre se ve forzada a volver al trabajo a los 2 meses, cuando el bebé todavía es demasiado pequeño y no ha terminado ni siquiera el período de lactancia, pudiendo ser una transición muy complicada y repentina tanto para el bebé como para la madre.

Conocerte a ti misma

El mito de la cuarentena: ¿es cierto todo lo que se cuenta del posparto? | Getty Images
 

Otro ámbito a tener en cuenta dentro del mito de la cuarentena, es el periodo que necesitamos para reconocernos a nosotras mismas. Muchas cosas han cambiado desde antes del embarazo, tanto a nivel físico como emocionalmente, pero también aparecen nuevas responsabilidades y retos y debemos cambiar totalmente nuestras prioridades.

Desde el momento que nace el bebé, todo cambia y el mundo empieza a girar alrededor del pequeño. Esto también implica cambios en la pareja y en nuestra posición dentro de la familia. Pueden aparecer nuevos temores e inseguridades, y seguramente pasaremos de momentos de extrema felicidad a momentos en que nos sentiremos frustradas  y con ganas de llorar. Todo esto también debemos aprender a gestionarlo, y es difícil que podamos hacerlo en tan solo cuarenta días, ya que durante las primeras semanas nos encontraremos en modo supervivencia, durmiendo poco y totalmente pendientes del bebé.

Volver a la vida sexual

Dentro del mito de la cuarentena también se tiene en cuenta la vuelta a la vida sexual. Aunque físicamente el cuerpo puede haberse recuperado, la nueva mamá puede no sentirse preparada emocionalmente para retomar la vida sexual. Durante las 6 semanas posteriores al parto, el útero vuelve a su tamaño y posición normal, pudiendo experimentar pérdidas de sangre durante ese periodo, de manera que el sexo puede ser que pase a un segundo plano.

Cada mujer es un mundo y los ritmos de cada uno pueden variar, de manera que lo mejor es hablar con la pareja y comenzar cuando ambos se sientan preparados para volver a mantener relaciones sexuales. También hay que tener en cuenta que el cuerpo de la mujer puede cambiar mucho después de un embarazo, con lo que ésta puede sentirse insegura con estos cambios y necesitar más tiempo para volver a sentirse a gusto con su cuerpo.

Además, la vida sexual también puede sufrir cambios de como la conocían antes del embarazo los padres recién estrenados, ya que ahora los padres y las madres ya no están solos. Esto es una adaptación más que también requerirá tiempo, más de los 40 días que establece el mito de la cuarentena.

Te puede interesar: Sexo después de un embarazo: ¿cambios que llegan para quedarse?

Resumiendo

El periodo del posparto puede ser mucho más complejo y complicado de lo que nos quiere transmitir el cúmulo de mitos que existen en torno a la cuarentena, que establecen que a partir de los 40 días todo vuelve a la normalidad y todo el mundo se ha adaptado a los cambios. Aunque sería bonito que así fuera, la realidad es más compleja que eso, y más en una sociedad tan exigente y rápida como en la que vivimos hoy en día.

El mito de la cuarentena: ¿es cierto todo lo que se cuenta del posparto? | Getty Images
 

El mito de la cuarentena persigue un objetivo implícito: que el embarazo y el parto afecten lo mínimo posible a la productividad de las mujeres trabajadoras para que puedan incorporarse lo más rápido posible al mercado laboral, fijándose únicamente en aquello medible objetivamente, como puede ser la recuperación física del parto.

La realidad es que hay otras vertientes a tener en cuenta que son igual o más importantes que la recuperación del estado físico, como puede ser el bienestar del bebé y la creación de apegos seguros, o la recuperación emocional de la madre y la adaptación a las nuevas rutinas, con lo que es importante empezar a romper estos mitos para crear nuevos paradigmas más acordes con las nuevas maternidades y sus realidades.

Comentarios