Bit Padres

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: altes@tqcorp.media

La enfermedad del beso en niños (mononucleosis)

Aunque la mononucleosis (comúnmente conocida como "enfermedad del beso") se relaciona con los adolescentes, lo cierto es que puede afectar a cualquier grupo de edad, incluidos los más pequeños.

La enfermedad del beso en niños (mononucleosis) | Getty Images
 

¿Quién no ha oído hablar de “la enfermedad del beso? Seguro que tuviste algún compañero o compañera de clase, en tu época de instituto, que la pasó (y que despertó la envidia o la admiración de los demás, por lo que implica). Aunque la enfermedad del beso se relaciona con los adolescentes, lo cierto es que puede afectar a cualquier grupo de edad, incluidos los más pequeños. Es por eso que queremos hablarte sobre la mononucleosis en los niños.

Síntomas de la enfermedad del beso

La enfermedad del beso, como se conoce coloquialmente a la Mononucleosis infecciosa o Fiebre glandular, es producida por el virus de Epstein- Barr; que pertenece a la familia de los herpes virus. Los virus tipo herpes se caracterizan por permanecer, para siempre, dentro del cuerpo de la persona infectada. La mayor parte del tiempo el virus estará latente o inactivo, pero en ocasiones se multiplicará y dispersará a través de los fluidos corporales, principalmente la saliva (razón por la cual se conoce a la Mononucleosis con el sobrenombre de “enfermedad del beso”). La mayoría de nosotros nos contagiaremos del Epstein-Barr en algún momento de nuestras vidas, y muchos solo lo descubriremos, por casualidad, al realizarnos algún control analítico.

Muchos bebés y niños pequeños infectados por el virus de Epstein-Barr no tienen síntomas, o estos son muy leves. Otras veces, los síntomas se confunden con un cuadro de faringoamigdalitis común (inflamación de faringe y amigdalas) y la enfermedad no se diagnostica correctamente: por protocolo, se evitan las extracciones analíticas en los niños, por lo traumático que les resulta; y la única manera de “ponerle nombre” al microorganismo causante es mediante esta técnica.

La enfermedad del beso en niños (mononucleosis) | Getty Images
 

De darse, los síntomas clásicos de la enfermedad del beso en los niños, son los siguientes: fiebre alta (por encima de los 38º), inflamación de los ganglios linfáticos (sobretodo los del cuello, ingle y axila), dolor de garganta, con placas blancas en la zona más posterior, y dolor intenso al tragar, que provoca el rechazo de los alimentos (y la consecuente deshidratación y pérdida de peso); además de mucha fatiga.

Por otro lado, aunque no sean los síntomas clásicos, los niños también pueden presentar: escalofríos, dolor de cabeza intenso y, en la mitad de los casos (y éste es el síntoma más conocido por la gente de a pie), esplenomegalia: es decir, que el bazo está aumentado de tamaño; existiendo el riesgo de rotura del mismo, tanto de manera espontánea como traumática (por un golpe). Por último, de realizarse una analítica sanguínea, se encontrarán signos de hepatitis tales como la elevación de las transaminasas (un tipo de enzimas).

¿Cómo se contagia la mononucleosis?

La enfermedad del beso se transmite por contagio directo (normalmente, a través de los besos), aunque el periodo es desconocido (algunos enfermos eliminan el virus por la saliva durante meses) y existen también portadores sanos. Esta forma tan… placentera de contagio es la que le confiere su fama en general y entre los adolescentes en particular (la edad media es de los 15 a los 30 años).

La enfermedad del beso en niños (mononucleosis) | Getty Images
 

Sin embargo, la Mononucleosis también puede darse (y de hecho, se da mucho más de lo que pensamos) en los niños, incluso los más pequeños (por ejemplo, al llevarse a la boca un chupete que no es suyo). El periodo de incubación, en unos o en otros, varía entre 30 y 50 días.

Excepcionalmente, algunos niños desarrollarán meningitis, encefalitis (inflamación del cerebro, que se mostrará en forma de síntomas neurológicos), miocarditis (inflamación del músculo cardiaco), orquitis (inflamación de los testículos), e incluso cáncer; aunque, por fortuna, se trata de una complicación sumamente rara.

Habitualmente la duración del cuadro es de 1 a 3 semanas, a pesar de que la fatiga puede mantenerse más tiempo (en casos extremos, meses). Aquellos niños con un sistema inmunológico débil pueden desarrollar un cuadro mononucleósido más grave, con sobreinfección bacteriana y/o insuficiencia hepática.

Tratamiento y recomendaciones específicas de “la enfermedad del beso”

La enfermedad del beso en niños (mononucleosis) | Getty Images
 

Al ser una viriasis, los antibióticos no están indicados ni existe tratamiento específico. Su pediatra, con toda probabilidad, le recetará antipiréticos para bajar la fiebre (Paracetamol infantil o Apiretal), y de haber dificultad respiratoria, o incluso riesgo de obstrucción, por la inflamación glandular del cuello, corticoides (por ejemplo, dexametasona). Asimismo indicará reposo durante la fase aguda de la enfermedad y beber abundantes líquidos para hidratarse. Niños más mayores podrán hacer gárgaras con colutorio, además de extremar la higiene bucal.

En cuanto a la prevención, no existe vacuna específica frente a la Mononucleosis. La única manera de evitar la propagación pasa por normas básicas de higiene: no compartir vasos, cubiertos, cepillos de dientes… En resumen, todo aquello que pueda transportar restos de saliva.

Te puede interesar: 5 hábitos de higiene personal en niños para el día a día

No menos importante, es recordar que estos niños deberán restringir la actividad física (tanto obligatoria como extraescolar) hasta que desaparezca la inflamación del bazo: como mencionamos más arriba, existe el riesgo de que un golpe provoque su rasgado o rotura, ocasionando una hemorragia interna que podría ser fatal.

Comentarios