Bronquitis en niños: síntomas, causas y tratamiento

Descubre uno de los principales motivos de muchos padres para acudir a urgencias
Bronquitis en niños: síntomas, causas y tratamiento | Getty Images

La bronquitis en el niño, junto con la gastroenteritis y la fiebre, es el principal motivo de visita al pediatra, tanto por cita previa como a través de Urgencias: estas últimas, en los meses de invierno, se verán colapsadas por el incremento de casos. Porque todos los pequeños, en algún momento de sus primeros años de vida, padecerán este cuadro respiratorio (y la mayoría de ellos, en más de una ocasión) hoy queremos hablarte de la bronquitis en el niño: de sus síntomas y causas, sí, pero también de su tratamiento y prevención. 

¿Qué es la bronquitis?

“Bronquitis” es el término médico que hace referencia, literalmente, a la inflamación de los bronquios (tubos en los que se ramifica la tráquea, y que llevan el aire hasta los pulmones). Normalmente será secundaria a un cuadro infeccioso de vía aérea alta (es decir, faringe y laringe), el responsable será un virus y se tratará de un proceso leve. De complicarse, dará lugar a una neumonía (infección de los pulmones)

No hay que confundir la bronquitis con el resfriado común: el segundo, llamado también catarro, es  la infección viral de nariz y garganta, cursa sin fiebre y se resuelve espontáneamente. Por el contrario, la bronquitis afecta a la vía aérea baja, produce fiebre y puede precisar de medicación respiratoria. Lo que relaciona ambos cuadros es que el catarral puede evolucionar a bronquitis.

Síntomas de bronquitis en el niño

En primera instancia presentará síntomas catarrales (goteo nasal, malestar general, dolor de garganta... etc.), fiebre y tos irritativa (seca); que acabará convirtiéndose en productiva (que moviliza mucosidad bronquial). En los bebés la tos irá acompañada de náuseas o incluso vómitos, por el esfuerzo. Característicamente la respiración del niño será dificultosa, jadeante; en especial al inspirar (estridor inspiratorio). De forma excepcional, algunos niños mostrarán una tonalidad azulada en los labios, por falta de oxigenación. 

Bronquitis en niños: síntomas, causas y tratamiento | Getty Images
 

El pediatra nos dará el diagnóstico, además de por los signos clínicos mencionados, gracias a la auscultación pulmonar, en la que escuchará ruidos anormales sugestivos de bronquitis. También podrá recurrir a la pulsioximetría (sensor de luz que, puesto en el dedo, mide el oxígeno en sangre) y a la toma de secreciones (aspirado nasal o bastoncillo faríngeo) para “poner nombre” al microorganismo. En caso de querer descartar una neumonía, pedirá una radiografía de tórax: dado que siempre se evita exponer a los niños a los rayos X, por el riesgo que conlleva, solo se recurrirá a esta prueba de imagen cuando exista una duda razonable.  

La bronquitis en los niños suele durar entre 7 y 14 días, pudiendo persistir hasta 3 ó 4 semanas. 

4 causas de bronquitis en los niños

Las principales causas de bronquitis en el niño son las que siguen: 

1. Bronquiolitis

Cuadro respiratorio típico de los lactantes. Se produce una inflamación y congestión de los bronquiolos (ramificaciones de los bronquios en vías respiratorias más pequeñas), debidas a una infección. El virus responsable suele ser el VRS (Virus Respiratorio Sincitial) y hay un importante pico de incidencia en los meses de invierno. El riesgo de desarrollar el cuadro es mayor en los bebés prematuros o aquellos con cardiopatía congénita (enfermedad del corazón ya presente en el nacimiento)

2. Infección respiratoria de vías altas

Tal y como hemos mencionado en el primer apartado, ésta será la causa más común de bronquitis. Se debe a que, de no resolverse el cuadro inicial, que afecta únicamente a faringe y laringe, la infección tenderá a propagarse a los pulmones. 

3. Asma bronquial

Es la enfermedad respiratoria crónica más frecuente en la infancia (y más en varones, en proporción 2:1). Se trata de un proceso obstructivo pero reversible, secundario a la inflamación de las vías respiratorias inferiores; que provoca dificultad respiratoria con sibilancias (sonido sibilante y chillón, durante la respiración) y tos irritativa.

La causa es una combinación de predisposición genética y factores ambientales. El tratamiento, en primer lugar, será eliminar el agente alergénico. Después, broncodilatadores (ya sea como tratamiento de base o cuando aparezca el cuadro). El ejercicio físico agotador puede desencadenar el episodio, aunque es un error retirar al niño de la actividad física: la natación y otros deportes que no impliquen resistencia suelen ser bien tolerados.

Te puede interesar: 11 beneficios de la natación en niños

4. Fibrosis quística

Enfermedad hereditaria recesiva (ambos padres han de ser portadores) que provoca daños graves en el pulmón, entre otros órganos. El gen defectuoso hace que las secreciones bronquiales sean más viscosas y espesas. Esta característica les hace altamente proclives a las bronquitis. 

Tratamiento y 7 consejos para la bronquitis

Estas son las medidas esenciales para el manejo de la bronquitis en los niños:

1. Enseñar a toser

Es primordial para movilizar las secreciones pulmonares, las cuales, de quedar estancadas en el árbol bronquial, podrían no solo impedir una buena ventilación sino, además, sobreinfectarse. Por otra parte, la tos es un reflejo fundamental para nuestra supervivencia, pues nos ayuda a proteger la vía aérea de cuerpos extraños que puedan obstruirla.

2. Lavados nasales

Bronquitis en niños: síntomas, causas y tratamiento | Getty Images
 

Para mantener libre la vía aérea. Los niños son capaces de sonarse la nariz alrededor de los tres años: hasta que puedan por sí mismos, seremos nosotros quienes les ayudemos a expulsar la mucosidad, mediante lavados nasales (una jeringa con suero salino, “inyectado” a presión por cada uno de los orificios nasales) o sprays infantiles de agua de mar. 

3. Inhalaciones de vapor

El ambiente caliente y húmedo despega la mucosidad de las paredes bronquiales, y fluidifica las secreciones facilitando su eliminación. Existen pequeños aparatos eléctricos que transforman el agua en vapor y lo expulsan (humidificadores); pero otra opción más sencilla y económica, y a la antigua usanza, sería abrir al máximo el grifo del agua caliente de la ducha, para llenar así la estancia de vapor.

4. Favorecer el reposo

Bronquitis en niños: síntomas, causas y tratamiento | Getty Images
 

Para que el esfuerzo respiratorio sea mínimo en ese estado de salud.

5. Aumentar la ingesta de líquidos

Por el mismo motivo que las inhalaciones de vapor; es decir, para ayudar a que las secreciones sean menos espesas.

6. Abandono del habito tabáquico por parte de los padres

Afortunadamente, casi ningún padre ni madre fuma en presencia de sus hijos (la mayoría, de hecho, abandonan el tabaco bien durante el embarazo, bien tras el nacimiento del bebé). En cualquier caso, los niños, por muchas razones, nunca deberían estar expuestos al humo del tabaco. 

7. Medicación

Bronquitis en niños: síntomas, causas y tratamiento | Getty Images
 

Los broncodilatadores, tales como el salbutamol (más conocido por su nombre comercial, Ventolin), son fármacos que ayudan a abrir los bronquios, mejorando la ventilación pulmonar y la oxigenación. En ocasiones el pediatra recetará este tratamiento en forma de “puff” (en aerosol presurizado): los bebés y niños pequeños, al no tener la coordinación necesaria, necesitarán de mascarilla facial y cámara espaciadora para dicho tratamiento.

Te puede interesar: Enfermedades raras en niños: 6 tipos que pueden darse en sus primeros años

A pesar de lo anteriormente expuesto, si tu hijo no presenta signos de mejoría a tres días vista, deberás consultar de nuevo con su pediatra. También si presenta fiebre alta (38º o más), respiración jadeante o tos, incluso en ausencia de fiebre. En cuanto a los bebés de 5 meses o menos, los síntomas catarrales ya son de por sí motivo de consulta médica.

Comentarios