Ansiedad en el embarazo, ¿enemiga invencible?

Descubre cómo puede afectarte a ti o a tu bebé y algunos consejos para combatirla
Ansiedad en el embarazo, ¿enemiga invencible? | Getty Images
 

Cualquier cambio en nuestra vida puede ocasionarnos un estado de nerviosismo que, si lo dejamos, puede convertirse en algo crónico. Es normal sentir nervios ante una nueva situación, como la gestación de un bebé, pero permitir que se convierta en ansiedad en el embarazo puede traer complicaciones para la madre y el futuro bebé. ¿Qué debemos hacer si esto sucede?

¿Qué provoca la ansiedad?

La ansiedad suele definirse como un estado de nerviosismo continuo que nos provoca temor ante lo inesperado. Hay distintos grados y niveles de ansiedad, y es importante tratarla ante los más mínimos signos de su existencia. ¿Qué es lo que provoca la ansiedad en el embarazo?

Cambios hormonales y emocionales

Durante la gestación, la madre siente una mayor necesidad de afecto de los suyos. Si los que están a su alrededor no entienden esta nueva situación y no suplen esta necesidad, la madre podría comenzar a sentir ansiedad por la expectativa pospuesta por algo que espera y nunca llega.

Por otro lado, los cambios hormonales también conllevan cambios corporales y en el organismo que son desconocidos por las mujeres que nunca han estado encinta. No saber qué pasa, por qué y cómo remediarlo, provocará un estado de ansiedad. 

Bajada de autoestima

Ansiedad en el embarazo, ¿enemiga invencible? | Getty Images

 

Los cambios hormonales y corporales pueden hacer que la madre se sienta poco atractiva. Estos pensamientos la conducirán a imaginar que va a perder a su pareja, a sentirse observada con desprecio, y una serie de ideas negativas que a la larga podrían crearle ansiedad. 

Miedo a no estar a la altura

Ser madre no es algo que se aprende en libros ni con lo que las mujeres nacen. Es un proceso que se irá aprendiendo sobre la marcha. Por ello, las madres, especialmente las primerizas, pueden alimentar el miedo a no ser capaces de hacerlo bien y crear una ansiedad en el embarazo permanente.

Temor al parto

Si has escuchado la cantidad de mitos que existen sobre el parto, complicaciones de última hora, muertes... no debe sorprendernos que la futura mamá se asuste al pensar en este momento. Lo mejor, para todos aquellos que estén alrededor de una embarazada, es evitar hablar de estos temas. 

Miedo por el bebé

Es sabido que hay complicaciones en el embarazo que impiden que éste pueda completarse y producirse la muerte del feto. Es normal que una mujer piense que ella podría ser una de ellas, y una posible consecuencia de esta sensación cuando aparece de forma repetida podría ser ansiedad.

 

Cualquiera de estas sensaciones en el embarazo son de lo más normales, el problema radica en si éstas se mantienen en el tiempo. La mente suele ser la principal causante de la ansiedad en el embarazo, por lo que hay que encontrar técnicas para controlarla. Si no se puede por uno mismo, hay que buscar ayuda de un profesional. 

¿Cómo combatirla?

La ansiedad en el embarazo puede ocasionar problemas a la madre y también al bebé, con lo cual es vital para ambos poner remedio para combatirla. ¿Cómo hacerlo? He aquí unos consejos que te serán muy útiles:

Cuidado con lo que ves en Internet

Ansiedad en el embarazo, ¿enemiga invencible? | Getty Images
 

Cuando tenemos miedos, lo primero que hacemos es buscar información en Internet. Es cierto que la red es una buena forma de obtener conocimientos sobre muchos temas, pero también contiene un cúmulo de información sensacionalista que puede alimentar nuestros miedos en vez de aplacarlos. 

Por tanto, si no sabes por qué te sucede algo en tu cuerpo o si tienes miedo de que tu bebé esté mal, acude a un médico y hazte las pruebas pertinentes. No dejes que la ansiedad te venza. 

Escoge un médico de confianza

En todo el proceso de gestación, el médico juega un papel muy importante. Por ello, es muy importante que te sientas cómoda con él y que confíes en su criterio y diagnóstico. Si el que te asignaron no es de tu agrado, pide un cambio. Lo primero sois tú y tu bebé. 

No te obsesiones

Debes aprender a no obsesionarte con la salud del bebé o con la tuya propia. Hay muchas madres que recomiendan el uso del doppler fetal, con el fin de escuchar los latidos del bebé. Esta es una decisión tuya, pero piensa en cómo te sentirás si en algún momento dado no escuchas su corazoncito. Esto puede suceder ya que el bebé se mueve dentro de tu vientre y este órgano podría estar más alejado de las frecuencias de este aparato. Si crees que esto será un motivo de estrés más que de disfrute, lo mejor es que descartes su uso. 

Ejercicios de respiración

Ansiedad en el embarazo, ¿enemiga invencible? | Getty Images
 

Cuando sientas nervios o ansiedad, respira de manera profunda y lenta. Cierra los ojos relájate y piensa en algo bonito o pon música que te inspire.

Acude a un profesional

A pesar de tus esfuerzos por calmar el nerviosismo, si llegado un momento te das cuenta de que el tiempo pasa y este estado no desaparece, lo mejor es que acudas a un profesional. Este puede ser un psicólogo o terapeuta, así como grupos de relajación o expertos en NPL.

Tapping

El tapping es una técnica estupenda que puedes hacer tú misma ¡y que funciona! En uno de nuestros artículos te explicamos paso a paso cómo hacerlo. Además de que calmarás la ansiedad, te llenará la mente de pensamientos positivos.

Para saber más: Tapping temporal: descubre la TLE para disminuir la ansiedad

Efectos de la ansiedad en el embarazo

Poner remedio a la ansiedad debe ser tu prioridad para evitar estos riesgos:

  • Bajo peso del bebé al nacer

  • Retraso en el crecimiento del feto

  • Malformaciones en el bebé

  • Problemas en el neurodesarrollo como problemas de déficit de atención o hiperactividad.

 

No des por sentado cualquier pequeño síntoma relacionado con nervios. Trátalo cuanto antes para evitar problemas en tu embarazo, tu salud o la de tu bebé. Recuerda no preocuparte en exceso, si el médico te dice que todo está bien, todo está bien.

Comentarios