Descubre el método Rubio para tratar los cólicos del lactante

Te contamos en qué consisten estos masajes para eliminar los molestos cólicos de gases en tu bebé
Descubre el método Rubio para tratar los cólicos del lactante | Getty Images
 

La mayoría de los recién nacidos sufren cólicos del lactante durante los primeros meses de vida: se estima que alrededor del 20% de los niños los sufren, aunque puede variar mucho la intensidad de bebé a bebé. Aun así, suele provocar mucha angustia entre los padres por los lloros intensos y la dificultad a la hora de consolarlo.

 

Cada vez más padres y madres optan por recurrir a técnicas como el método Rubio, un tratamiento avalado por los análisis de los médicos especialistas de  "Mi bebé y yo", consistente en un tipo de masajes para eliminar los gases de los recién nacidos que consiguen aliviar la dolencia del bebé.

A lo largo de este artículo descubriremos qué son exactamente los cólicos del lactante y en qué consiste el método Rubio para aliviarlos, además de conocer otros métodos y saber qué opiniones despiertan.

¿Qué son los cólicos del lactante?

Los cólicos del lactante son un trastorno que se caracteriza por un espasmo o contracción dolorosa del intestino de los bebés y que se manifiesta en forma de llanto intenso y prolongado sin causa aparente. Suelen aparecer entre los 15 días y los tres meses de vida, aunque esto puede variar, sobre todo si se trata de bebés prematuros. No se sabe exactamente qué provoca los cólicos del lactante, pero se cree que son debidos a la inmadurez del sistema digestivo.

Descubre el método Rubio para tratar los cólicos del lactante | Getty Images
 

Estos episodios de llanto intenso suelen provocar mucha ansiedad y estrés en los padres, sobre todo porque es habitual que se den durante la noche, interrumpiendo el sueño varias veces durante largos ratos. Además causa mucho desconcierto por no saber encontrar la manera de consolar al pequeño para que deje de llorar y pueda seguir durmiendo, ya que nada parece aliviarle.

 

Aunque pueda ser muy agobiante, también hay que saber que por muy intensos que sean los episodios de cólicos, lo normal es que, aunque no realicemos ningún tipo de tratamiento, se acaben resolviendo por sí solos hacia los tres o cuatro meses de edad, sin afectar al crecimiento y al desarrollo del bebé.

Te puede interesar: ¡Somos la leche! 6 beneficios de la lactancia materna exclusiva

Método Rubio: en qué consiste  exactamente

El método Rubio es un tratamiento para los cólicos del lactante basado en un estudio que empezó en 1996 y que ha sido demostrado en más de 11.000 bebés. Este método consiste en una serie de masajes para eliminar los gases que producirían los cólicos y así conseguir una mejoría del bebé de forma natural.

Descubre el método Rubio para tratar los cólicos del lactante | Getty Images
 

Estos masajes para los cólicos se realizan, como norma general, en dos sesiones, teniendo como objetivo relajar y crear elasticidad en la zona intestinal. En la primera sesión se trabaja sobre todo la zona externa, mientras que en la segunda, al cabo de 4 o 5 días se centran más en la zona profunda. Normalmente estas sesiones son dirigidas por un terapeuta cualificado, ya que es muy importante conocer bien las técnicas viscerales en las que se basa el método, pues una aplicación inadecuada no solo resultaría ineficaz sino que además, podría provocar efectos adversos en el bebé.  

La primera sesión consisten en trabajar de forma superficial la zona abdominal, donde se encuentra el aparato digestivo, para estimular su elasticidad y eliminar las posibles tensiones. De esta manera, favorecemos la movilidad intestinal y facilitamos la evacuación de las heces y los gases.

 

La segunda sesión suele realizarse varios días después y tiene como objetivo profundizar en las técnicas de la primera sesión para estimular a fondo la movilidad intestinal y ayudar a que los gases se expulsen de forma natural. Cada sesión suele durar unos 30-45 minutos y se deben realizar cuando el pequeño está relajado y bajo la presencia de los padres.

 

Te puede interesar: 10 canciones de cuna y nanas para los dulces sueños de los más pequeños

Otras alternativas para tratar los cólicos de gases: método Kusi Wawa

Así como el método Rubio se centra en eliminar o aliviar los cólicos del lactante, el método Kusi Wawa sirve para calmar al bebé cuando ya tiene dolores y está llorando desconsolado. Pueden ser métodos complementarios o podemos optar por uno de los dos.

 

En este caso, el método Kusi Wawa consiste en aplicar calor en la zona abdominal con una bolsa de calor, enrollar al bebé con una manta para que se sienta protegido, ponerlo de lado o boca abajo y mecerlo mientras le cantamos o hacemos un sonido repetitivo para que se relaje, como por ejemplo “Shhh”. El último paso sería ofrecerle el chupete o el pecho una vez el bebé ya está más relajado. De este modo conseguiremos un mayor grado de relajación e incluso conseguiremos que se duerma.

El método Kusi Wawa sirve como ayuda complementaria para los cólicos del lactante | Getty Images
 

En la página web de Kusi Wawa ofrecen todo tipo de elementos que facilitarán llevar a cabo este método, desde el cinturón para colocarle la bolsa de agua caliente, hasta la mantita con la que envolver al bebé.

 

Te puede interesar: Las 10 cosas que necesita un recién nacido (realmente)

Opiniones y conclusiones sobre el método Rubio

Los resultados de este método son muy buenos, ya que más del 90% de los bebés consiguen mejorar o hacer desaparecer los síntomas. Además, con estos masajes para los cólicos, también se mejoran funciones relacionadas con la alimentación, realizando tomas más correctas y manteniendo mejor el tiempo entre ellas, la asimilación y la eliminación de residuos y gases en el bebé, una mayor facilidad en el eructo, etc. De esta manera conseguimos un aumento del bienestar general del pequeño, pero también de nuestro propio bienestar, al estabilizar horarios de sueño y descanso.

Te puede interesar: Duérmete niño: el método Estivill para dormir a tu bebé

 

La mayoría de madres y padres empiezan a notar diferencia ya en la primera sesión, disminuyendo mucho la intensidad y duración de los llantos y siendo más fácil consolarlo. Además, después de la segunda sesión del método Rubio, en la gran mayoría de casos se afirma la completa desaparición de los cólicos, resultando en un bebé y unos padres más tranquilos.

Descubre el método Rubio para tratar los cólicos del lactante | Getty Images
Comentarios