Bit Padres

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: altes@tqcorp.media

Cómo aumentar la producción de leche en la lactancia con 7 útiles consejos

Descubre qué medidas físicas naturales o farmacológicas puedes llevar a cabo para aumentar tu producción láctea
Cómo aumentar la producción de leche en la lactancia con 7 útiles consejos | Getty Images
 

Es bien sabido que la lactancia materna exclusiva es la opción recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) a la hora de alimentar a los recién nacidos. Son también ampliamente conocidos sus beneficios tanto nutricionales como inmunológicos, sin olvidar los afectivos. Se considera que, a excepción de casos muy concretos, cualquier mujer produce leche en cantidad y calidad suficiente para su bebé.

Sin embargo, una adecuada producción láctea requiere paciencia, perseverancia y, en ocasiones, estimulación extra. Es en este último punto donde hoy vamos a hacer hincapié: a continuación te detallamos qué medidas físicas naturales o farmacológicas puedes llevar a cabo para aumentar tu producción de leche durante la lactancia.

Remedios caseros y 7 consejos para aumentar la producción láctea

Estos siete sencillos consejos están a tu alcance para aumentar tu producción de leche materna:

1. Ofrecer el pecho más a menudo

Cómo aumentar la producción de leche en la lactancia con 7 útiles consejos | Getty Images
 

Es la “regla de oro” para incrementar la producción de leche en la lactancia. Hoy en día se recomienda una lactancia a demanda (es decir, sin horarios), donde sea el bebé quien marque el ritmo de las tomas. Esa estimulación constante del pecho es lo que realmente mantendrá elevados los niveles de Prolactina (la hormona encargada de producir la leche).

Algunas madres se encuentran con el “problema” de que su recién nacido les pide constantemente el pecho; mientras que otras, en el extremo opuesto, han de estar pendientes del reloj para que no pasen demasiado tiempo sin comer (por norma deberían lactar, como mínimo, cada tres horas). Son estas últimas las que deberán aumentar el número de tomas al día, aunque sean de menor duración.

2. Masajear el pecho

Durante la subida de la leche, que se da alrededor de las 48 horas después del parto (el doble de tiempo si nace por cesárea), y después de la misma, es imprescindible para ayudar a los conductos galactóforos a abrirse, deshacer los posibles nódulos de leche que puedan formarse, y para ablandar el pecho y que al recién nacido no le cueste tanto trabajo engancharse.

Se trata simplemente de hacer un masaje circular con los nudillos, ejerciendo la presión necesaria y desde la base de la mama hacia la areola.

3. Terapia frío-calor

Durante la subida láctea, al igual que los masajes. Consiste en utilizar calor (una ducha caliente o colocar una manta eléctrica sobre las mamas) antes de la toma, para abrir los conductos; y frío (por ejemplo, ponerse hielo envuelto en un paño) justo después, para cerrarlos. De esta forma se maximiza la producción de leche: la apertura de los conductos favorecerá que el recién nacido succione más tiempo, y a mayor succión, mayor estimulación láctea.

La necesidad del frío posterior es una manera de “cortar” este círculo, dado que una subida en exceso, si el bebé no consigue vaciar el pecho, puede llevar a la ingurgitación de la mama (dureza por cúmulo de leche) o incluso una mastitis (inflamación de la mama, con o sin infección añadida).

4. Estimulación con extractor

Cómo aumentar la producción de leche en la lactancia con 7 útiles consejos | Getty Images
 

Ya sea manual (más natural pero mucho más cansado) o eléctrico. Comúnmente llamado “sacaleches”, el extractor de leche es una máquina que simula la succión del bebé para, como su nombre indica, vaciar las mamas de leche materna.

El kit de extracción incluye una campana enroscada a una pequeña botella, donde caerá por goteo la leche; y conectada a su vez, mediante un sistema, a la máquina de extracción. Suele constar de dos fases de actuación: una inicial, que estimula el pecho durante unos dos minutos; y una secundaria que realiza la extracción propiamente dicha. Cabe mencionar que no se debe abusar de este aparato, y se aconseja no sobrepasar los 20 minutos de uso cada vez.

Las madres de bebés prematuros (nacidos antes de las 37 semanas de gestación) o con alguna patología que les impida mamar debido al consecuente esfuerzo (enfermedad cardiaca o respiratoria) son quienes más se beneficiarán del extractor: sus hijos podrán alimentarse de su leche a pesar de no poder amamantarlos ellas mismas, al menos de momento.

5. Estimulación sensorial

En el caso de que la madre esté separada del bebé, por el motivo que sea (la mayoría por hospitalización del recién nacido). La lactancia es un mecanismo hormonal y está, por tanto, muy ligada a las emociones. Mirar fotografías de tu hijo, visualizar grabaciones de vídeo o incluso oler su ropita, son potentes inductores de producción láctea. Si esta estimulación sensorial se lleva a cabo, además, durante la extracción con sacaleches (en especial en las extracciones nocturnas) el resultado será aún mayor.

El Hospital Clínico de Barcelona, durante la última Jornada de Medicina Fetal para Enfermería (organizada por la Fundación de Medicina Fetal de Barcelona), expuso acerca del uso de videocámaras en las incubadoras, en su UCI Neonatal. En su estudio piloto, entre otros hallazgos, descubrieron que la cantidad de leche extraída durante la noche, al poder ver aquellas madres a sus bebés desde casa, había aumentado significativamente.

6. Alimentos galactogogos

Aquellos que, según la experiencia, parecen aumentar la producción de leche materna, si bien no existe evidencia científica que lo corrobore. Se les llama alimentos galactogogos o lactógenos, y la lista incluye:

  • Cebada: cereal del que se obtiene la cerveza. El saber popular afirma que el consumo de cerveza sin alcohol (ya que este último está contraindicado durante la lactancia) favorece la producción láctea.
  • Avena: otro cereal. La receta de porridge inglés (gachas de avena) es una manera ideal de cocinar la avena.
  • Chufa: tubérculo con el que se hace la horchata. Para quien le guste esta bebida, es una forma deliciosa de refrescarse en verano y, ya de paso, incrementar la producción de leche.
  • Almendras: tanto en forma de fruto seco como de bebida (“leche de almendras”)
  • Verduras de hoja verde: es decir lechuga, rúcula, canónigos … etc. En esta época del año son muy apetecibles en ensaladas.
  • Levadura nutricional: es agradable al gusto y está repleta de nutrientes. Se recomienda una cucharada al día.
  • Sardinas: existe el mito de que este pescado azul aumenta la cantidad de leche producida en la lactancia. Tiene, además, un contenido bajo en mercurio.

En cuanto a las plantas medicinales y/o infusiones lo mejor es evitarlas. No sólo no está demostrada su utilidad, sino que muchas están contraindicadas durante la lactancia.

7. Tomas nocturnas

Cómo aumentar la producción de leche en la lactancia con 7 útiles consejos | Getty Images
 

Sí, no es lo que deseabas oír… pero la realidad es que la leche “sube” por la noche, ya que es cuando la Prolactina alcanza sus picos más altos. Amamantar a tu bebé, también por la noche, es clave para aumentar la producción láctea. Esta pérdida de sueño nocturno deberás compensarla durante el día, haciendo “siestas” a la par que tu hijo. La práctica del colecho (que duerma contigo en tu propia cama), aunque resulta controvertida, hace mucho más llevadera la lactancia por las noches.

Te puede interesar: Descubre las cunas de colecho para bebés

Medicamentos destinados a incrementar la producción láctea

Son los fármacos galactogogos y actúan aumentando indirectamente la producción de Prolactina. Se utilizan en casos muy concretos, tales como: madres de bebés prematuros, separación forzosa madre – hijo, reinicio de la lactancia materna tras haber dejado de amamantar (tanto de manera obligada como por deseo propio, y posterior cambio de opinión) y, el caso más curioso de todos, en la lactancia inducida.

Esto último se refiere a aquellas madres que hayan adoptado un bebé y desean alimentarles con leche materna propia, aun cuando no lo han gestado ellas mismas.

Te encantará: ¡Somos la leche! 6 beneficios de la lactancia materna exclusiva

Comentarios